martes, 6 de noviembre de 2012

MALA PRAXIS EN PSICOLOGIA I

Polémica por mala praxis

La psicoterapia es un terreno fértil para abusos y malos entendidos. Cuáles son los derechos de los pacientes y los límites de la ley.
        
Extracto: Por Alejandra Folgarait: 
Licenciada en Psicología con Medalla de Oro (UBA, 1983).
       
En el país de los psicoanalistas, ¿quién se atreve a cuestionar su saber hacer? Sin embargo, hay buenos y malos especialistas; psicoterapeutas que salvan vidas y curanderos truchos; una mayoría que pone su saber al servicio del interés del paciente y quienes se aprovechan de su poder para abusar de personas en estado de extrema vulnerabilidad
La cuestión es ¿cómo saber a priori cuál es la idoneidad profesional del psicólogo, psiquiatra, psicoanalista o cualquiera de las otras categorías que parecen lo mismo pero no son igual?. Es cierto que la llamada "transferencia" que se produce en la relación psicoterapéutica complica la evaluación de los tratamientos. En su transcurso, surgen sentimientos, percepciones e idealizaciones hacia el terapeuta que son reactualizaciones de las relaciones con el padre y la madre. Pero no son reales.

"El psicoanálisis es el encuentro particular de dos personas, donde una de ellas está adiestrada para sustraerse a los encantos de la otra…

…En los Estados Unidos hay varios casos de abuso sexual confirmados, y condenas que llegaron a casi los dos millones de dólares.
En la Argentina, recientemente una psicóloga fue condenada a pagar 28.000 pesos a su joven paciente por "el romance fogoso" que entabló con él, quien había recurrido a ella a través de la cartilla de una prepaga para tratar su adicción a las drogas. Los camaristas la acusaron de "mala praxis psicológica", en base a artículos del Código Civil que refieren a la responsabilidad profesional, la negligencia y la omisión de cuidados de quien tiene un deber sobre la salud de otro.

El Código de Ética que rige a los psicólogos argentinos establece que "no aceptarán como consultantes a personas con las cuales han mantenido vínculos sexuales, afectivos, comerciales, laborales o de otra índole que pudieran afectar de manera negativa el objetivo primordial de su práctica. Si no obstante los recaudos tomados surgiera una relación afectiva importante entre consultante y psicólogo, el psicólogo deberá realizar una derivación del consultante a otros profesionales".
Sin embargo, distintos especialistas confirmaron en "off the record" que existen más casos de "abuso de transferencia" por los terapeutas de lo que se dice y se litiga…

… Aquí, hay leyes que regulan la práctica de médicos y psicólogos. Éstos también se han dado un Código de Ética que prohibe todo contacto sexual con el paciente, protege sus derechos y exige que los pacientes (o sus familiares) firmen un consentimiento informado, es decir, una aceptación del tratamiento después de haber recibido completa información sobre sus características…

…Ilusión. "Cualquier psicoanalista sabe que la transferencia es una ilusión, y entre sus principios éticos básicos está jamás aprovecharse de ella con otro fin que no sea el de tratar el padecimiento de su paciente", enfatiza el psicólogo Hugo Pisanelli (52), presidente de Psicólogos y Psiquiatras de Buenos Aires. "Esto es un verdadero tabú:  así como está prohibido acostarse con la madre, el psicoanalista no puede acostarse con su paciente. 
Al consultorio se va a hablar. "Cualquier otra cosa es sospechosa, y delincuentes hay en todas partes", enfatiza el psicoanalista.

Allí está la inefable Giselle Rímolo, autotitulada psicóloga y presunta responsable de la muerte de por lo menos uno de sus "pacientes" por darle una supuesta droga para adelgazar…

…Totem y tabú. El debate no es nuevo en el mundo, pero en la Argentina se mantiene sordo por los intereses en juego y por la especie de "fervor religioso" que despierta el mundo psi.
Para empezar a desbrozar este tabú que rodea a los tótems de la salud mental, habría que entender que la formación y las habilitaciones de psicólogos, psiquiatras y psicoanalistas son diferentes. Con todo, ninguno de ellos está a salvo de cometer alguna de las variantes que van de la negligencia al abuso sexual. Pero mientras unos son conscientes del peligro que entraña el descontrol oficial de sus prácticas, otros creen que basta contar con un grupo de colegas que avalen su técnica y haber leído todas las obras de Freud y Lacan para otorgarles chapa de "yo, argentino"…

…Pero ¿cómo evaluar la destreza profesional de un psicoterapeuta? ¿Cómo saber, en el caso de los niños bajo tratamiento, que funciona?
" El problema es grave", dice el psiquiatra y psicoterapeuta cognitivo Juan Manuel Bulacio (40). Hay demasiados casos de sugestión, de personas que aplican saberes mágicos bajo el manto de la ciencia, de profesionales incompetentes, como para quedarse tranquilo.
"El terapeuta no es ni puede ser el dueño de la vida de los pacientes. Siempre debería explicarle con palabras claras al paciente cómo va a trabajar. En cuanto a éste, una forma de reasegurarse es preguntar a otros especialistas, averiguar si el terapeuta trabaja en una institución reconocida y, en el caso de los niños, participar activamente en el tratamiento del hijo."
"Muchas veces se confunde la ideología o la teoría –por ejemplo el psicoanálisis o la terapia gestáltica- con la calidad terapéutica, y no es así. El terapeuta no es mejor por la teoría a la que adscriba sino por su formación, su actualización y su experiencia", sostiene Bulacio. "En este campo hay muchas formas de mala praxis –evalúa-, desde el mal diagnóstico hasta el no planteamiento consensuado de objetivos terapéuticos. 
Si un paciente viene por problemas laborales –ejemplifica- yo no me metería con sus conflictos conyugales. O tendría que rehacer nuestro contrato terapéutico", explica el director del Instituto de Ciencias Cognitivas Aplicadas.

"Este tema está plagado de ambigüedades y peleas ideológicas. Los controles de calidad son muy malos y el paciente muchas veces queda a la deriva –reconoce Bulacio-. 

De esto, no se habla."




Algunos extractos del Código de Ética de la Federación de Psicólogos de la República Argentina:


1.6.- El consentimiento de las personas involucradas no exime a los psicólogos de evaluar la continuidad de la práctica que estén desarrollando, siendo parte de su responsabilidad interrumpida si existen elementos que lo lleven a suponer que no se están obteniendo los efectos deseables o que la continuación podría implicar riesgos serios para las personas involucradas o terceros. 

3.1.1.- Los psicólogos deberán ser conscientes de  la posición asimétrica que 
ocupan  frente a sus consultantes y no podrán hacer uso de su influencia más que con fines benéficos para estos.  

3.1.2.- Siempre establecerán las relaciones profesionales sobre la base de los 
principios éticos y la responsabilidad  profesional., absteniéndose de satisfacer intereses personales en detrimento de los objetivos por los cuales han sido requeridos sus servicios.

3.1.3.- Los psicólogos evitarán establecer relaciones que desvíen o interfieran los  objetivos por los que fueran requeridos sus servicios.  

3.1.4.- Los psicólogos no recibirán otra retribución por su práctica más que sus 
honorarios. No buscarán otras gratificaciones de índole material o afectiva, ni 
deberán hacer uso de la relación profesional para el logro de fines ajenos a la 
misma.

3.1.6.- Los psicólogos no se involucrarán sexualmente con consultantes actuales de sus prácticas  profesionales.  

3.1.8.- Si no obstante los recaudos tomados surgiera una relación afectiva 
importante entre consultante y psicólogo, que obstaculizara el alcance de las metas profesionales, el psicólogo deberá realizar una derivación del consultante a otros profesionales.

3.2.2.- Los psicólogos tendrán la obligación de cobrar honorarios que estén de 
acuerdo con la dignidad profesional y que no constituyan un factor de competencia desleal.

3.3.6.- Los psicólogos evitarán emprender actividades profesionales cuando sepan o debieran saber que sus problemas o conflictos personales puedan interferir con su eficacia.  

3.3.7.- Los psicólogos tienen la obligación de estar alertas para detectar 
tempranamente si sus problemas personales afectan su desempeño. Si ello sucede, tomarán  medidas adecuadas, tales como consultar u obtener ayuda profesional y determinar si deben  limitar, suspender o concluir su actividad.

3.3.12.- Los psicólogos no participarán, ni  activa ni pasivamente, en acciones, formas de tortura y  todo aquello que atente contra los derechos humanos internacionalmente reconocidos.


Finalmente también son signos de mala praxis  (Extracto de Paz Torrabadella):

Cuando un arquitecto diseña mal una casa hay una evidencia: el edificio se viene abajo. Pero si un psicólogo o psiquiatra, o cualquier tipo de "terapeuta espiritual" daña a su paciente ¿Cuál es la evidencia?

En tiempos en los que casi a cualquier cosa se le añade la terminación "-terapia", conviene la aclaración. No todo lo que se llama terapia, ayuda. Y lo que es peor, las terapias que no lo son , muy frecuentemente perjudican.

Ya sabemos que existe una clase de pacientes damnificados por el efecto de terapias nocivas. Se trata de seres humanos "deshabilitados para beneficiarse de tratamiento psicológico alguno". Los signos clásicos de estas personas deterioradas por la mala praxis de un terapeuta son:

Apego incoherente al tratamiento interrumpido aun y cuando los problemas psicológicos continúan intactos a efectos constatables. La fidelidad a una terapia inoperante carece de sentido a los ojos de los demás, pues solo es "lógica" desde un pensamiento irracional infiltrado.  El psicólogo en este caso informará desinteresadamente...
Transformación del medio en el objetivo: Observa su terapia no tanto como algo para obtener un beneficio, como la salud y la calidad de vida, sino más bien como algo imprescindible para él. Esta situación es provocada por el terapeuta que establece unos objetivos de terapia tan absolutamente inconcretos, que nunca se podrá demostrar si se han conseguido, y a veces ni siquiera si se ha acercado a ellos.
Dependencia o sentimiento de inferioridad frente al terapeuta, y negación de ello. Padece lo que podría llamarse "Síndrome de Estocolmo terapéutico", cree que el terapeuta es el héroe que le tendría que salvar de una situación de impotencia y terror a la que es evidente que él mismo terapeuta le ha sometido.
Creciente discapacidad afectiva: La persona esta inhabilitada para mantener una relación íntima, bien sea de amistad, de pareja, o familiar satisfactoria, pues la dependencia hacia su terapeuta es tan fuerte que las eclipsa e interfiere dificultándolas y limitándolas. El terapeuta esta utilizando su posición de poder para establecer una relación de superioridad que amarra al paciente a su terapia.  "El psicólogo no usará su posición en la relación profesional como situación de poder o superioridad en beneficio propio."

  
Fuentes:
http://anacliticas.blogspot.com/2012_08_01_archive.html
Código de Ética. Federación de Psicólogos de la República Argentina
http://www.psiquiatria.com/bibliopsiquis/bitstream/10401/5056/1/2m5conf2%2054415.pdf
http://www.psicologia-online.com/colaboradores/torrabadella/falsasterapias.shtml



2 comentarios:

  1. Hola, con respecto a los reclamos que puede hacer un paciente, que pasa cuando el daño fue tal que le impidio reaccionar dentro de los plazos supuestamente legales, o mejor dicho pueden prescribir los plazos cuando el danmificado no puede por la misma lesion reclamar

    ResponderEliminar
  2. Estimado Carlos
    No es difícil pensar que el paciente pueda tomar conciencia de la situación luego de transcurrido un tiempo tal que le permita mirar la situación con otro cristal.
    Ese tiempo, tranquilamente, podría excederse de los contemplados por la justicia.
    Igualmente no estaría de más una consulta con un profesional de las leyes.
    Adicionalmente puede comunicarse con entidades tales como:
    APBA: http://www.psicologos.org.ar/
    Colegio de psicólogos de la prov. de Bs. As. http://www.colpsiba.org.ar/
    y en caso de que el psicólogo que infrigió el supuesto daño no perteneciera a alguna asociación nucleante directamente al Ministerio de Salud de la Nación.
    Sinceramente le deseo que pueda solucionar la situación y que se haga justicia.

    ResponderEliminar